We have a Booty Problem

¿No te ha pasado que cuando un día cualquiera te miras al espejo y notas que estás distinta? Tus caderas son enormes, tienes años, años y años usando una misma talla, de repente pufff… We have a booty problem! Sí había notado que meses atrás estaba muy muy delgada, pero al ver que mis caderas no entraban en una talla 26 me alarmé muchísimo y procedí a quitarle los puntos que le había puesto a los pantalones por allá cuando yo era un pitillo de 50 kgs.

Con las horas, superé el trauma, me di cuenta que no me había venido mal subir un poco de peso, un par de kilos no es para matarse. Me veo más saludable que quizás lo extremamente delgada que estuve al principio de año. Aunque con todo y eso me alejé de los endemoniados tacos que ya una vez me pusieron a rodar y logré quitarme el excedente. Mis caderas se pusieron más grandes. Entendido y aceptado.

Tengo 27 años, los 30 casi me pisan los pies… imagino que este tipo de cambios es normal. Del resto, comer bien, hacer ejercicios y relajarme.

Feliz ombligo de semana.

Anuncios